Si tienes un adolescente con comportamiento disruptivo en materia emocional o con adicciones, podemos tratarlo con la imprescindible colaboración de la familia.