REDACCIÓN DEL CURRÍCULUM VITAE

ESTRUCTURA Y CONTENIDO.

Datos personales.

Ponlos siempre en la parte superior del Currículum. Son fundamentales porque es la única manera de poder ponerse en contacto contigo. Debéis incluir: Nombre y apellidos, fecha de nacimiento, dirección, teléfono de contacto y email. Pon una fotografía tamaño carné  en la parte superior derecha que sea reciente tanto en edad como en aspecto actual, ya que en muchas ocasiones servirá al seleccionador para recordarte después de la entrevista. Que refleje una buena imagen de ti mismo, pero sin ser exagerada. Es deseable que denote naturalidad y un aspecto agradable. Debes intentar que la imagen se ajuste al puesto solicitado y a la empresa solicitante.

Formación. Indica el nombre de los Estudios, cursos, etc que has realizado. El orden que tienes  que emplear es poner en primer lugar el último título obtenido, omitiendo aquellos que debiste conseguir obligatoriamente para acceder a la titulación consignada. Las calificaciones obtenidas en la formación no las tienes que poner, excepto cuando éstas se te requieran explícitamente. También puedes incluirlas si éstas han sido realmente excelentes. Si consideras tu formación escasa o aún no has terminado la titulación universitaria (si es el caso), menciona en tu carta de presentación, las ganas que tienes de formarte trabajando. Si tienes muchos cursos de formación, y esto puede suponer que el número de páginas del Currículum sea mayor del aconsejado, es mejor sólo incluir los cursos relacionados con el puesto demandado. No incluyas ningún tipo de documentación acreditativa de los títulos o cursos que has realizado, ya tendrás tiempo de presentarlo en la entrevista si te lo solicitan.

Experiencia profesional. Este es un apartado realmente importante; en él tienes que destacar la experiencia en prácticas que has tenido, las funciones y tareas que has desarrollado en ellas, las becas de formación, estancias en el extranjero, etc. todo ello indicando el nombre de la empresa y la duración de las mismas. Si tienes más experiencia a parte de las prácticas, debes proceder de la siguiente manera: Indica al principio todos los trabajos realizados que estén directamente relacionados con el puesto de trabajo al que quieres optar. Después  incluye todos aquellos trabajos que no están tan relacionados con el puesto de trabajo, como pueden ser trabajos temporales en verano, ayuda familiar, etc. Un punto importante es que intentes mostrar como tu aportación contribuyó al beneficio de la empresa. De forma general tienes que describir todos tus trabajos siguiendo una estructura concreta. Cada trabajo debe ir en un párrafo separado. En él incluyes, y en este orden, fechas en las que estuviste realizando ese trabajo, nombre de la empresa, puesto ocupado y tareas desarrolladas en ese puesto.

Competencias en Idiomas. Es siempre un dato a mencionar cuando  domines una o varias lenguas extranjeras. Es imprescindible facilitar información sobre el nivel al que dominas esa lengua. Dentro de una misma lengua, el nivel que tienes en conversación, escritura y traducción. Si has estado viviendo en el extranjero por algún tiempo, becas, estudios en Universidades del extranjero, etc.

Competencias en Informática. Si tienes cursos o conocimientos en esta área lo debes anotar. Explica el programa utilizado, la versión y tu conocimiento del mismo. Enumera las capacidades de utilización de los programas, no olvides el nivel de conocimiento de Sistemas Operativos y Paquete Office, etc.

Capacidades y competencias sociales. Este es un apartado que incluye el Curriculum Vitae Europeo, no obstante, es aconsejable que también lo pongas en el tuyo sea de la índole que sea. En él puedes incluir distintas  habilidades, capacidades o destrezas que consideres tener, por ejemplo: excelente capacidad de aprendizaje y comunicación, capacidad de trabajo en equipo y para trabajar con otros, polivalente, habilidad para definir problemas, recoger y evaluar información, desarrollar soluciones, responsabilidad, dedicación al desempeño de las funciones laborales correspondientes, etc. Se trata de que cuando lo lea el seleccionador le provoques interés y considere que tienes las habilidades requeridas para la oferta de empleo y, así que sea más fácil el acceso a una entrevista.

Información adicional. Este apartado es optativo, depende de si quieres destacar algo de tu  personalidad a través de alguna actividad que crees que merece la pena para el puesto al que quieres optar. Se pueden incluir datos como: *Si estas dispuesto a cambiar de lugar de residencia, si puedes realizar viajes frecuentes, si posees carné de conducir, etc. *Datos extraprofesionales que ayuden al seleccionador a conocerte algo mejor. Estos datos deben estar relacionados, al menos mínimamente, con el puesto de trabajo. Pueden ser datos de deportes practicados, actividades extraacadémicas, pertenencia a algún club, etc. Debes incluirlos solamente cuando pienses que pueden mostrar rasgos de personalidad que se requieren para el puesto de trabajo que solicitas. Por ejemplo, si una de las funciones del puesto es liderar equipos, aprovecha para recordar si has sido delegado de clase en algún curso cuando estabas en el Colegio, en el Instituto o en la Universidad. Recuerda como actuabas cuando tenías que tomar decisiones, si surgía algún problema en el grupo qué hacías, piensa en el rol que desempeñabas y las funciones que asumías. *Referencias: No es conveniente mencionarlas en el Curriculum. Si te las piden expresamente, no te olvides de incluirlas, si no lo haces, dará la impresión de querer ocultar algo. Si las incluyes debes estar completamente seguro de que los informes que darán de ti, si se te pide por parte de los seleccionadores, serán buenos. Nunca incluyas referencias familiares, son de muy poca objetividad y no servirán de nada, por tanto, es información inútil.

Objetivo Profesional (Opcional). Describe el tipo de trabajo que te interesa: general o concreto, dependiendo de tus aspiraciones personales se envía a una empresa como respuesta a una oferta de trabajo que ésta ha realizado, y tu formación y experiencia se ajustan a lo que se solicita, es conveniente ponerlo. Si lo envías a empresas que no han ofertado un puesto en concreto es mejor no ponerlo, ya que disminuye la posibilidad de ajustarte a los que ellos puedan demandar en un futuro próximo. Si el objetivo profesional se menciona, debe ser breve, pero lo bastante general como para dejar claro que estas dispuesto a ocupar un puesto de parecidas características en la compañía, y suficientemente explícito como para dar a entender perfectamente qué trabajo quieres realizar.