REDACCIÓN DE LA CARTA DE PRESENTACIÓN

El principal objetivo de una carta de presentación es, simplemente, captar el interés de quien la está leyendo, y podemos conseguir captar el interés del seleccionador:

  • Redactándola con brevedad;
  • Utilizando un lenguaje directo y una exposición concreta de lo que deseamos;
  • Diga estrictamente lo necesario para despertar la curiosidad del lector;
  • Invite al receptor a que le convoque para una entrevista;
  • Los mismos datos pueden tener distintos destinos, simplemente por la forma en la que están presentados (Ponga la máxima atención en cómo se presenta usted);
  • No mienta pero trate de parecer el candidato ideal.

La carta de presentación es la información que el candidato envía a la empresa para darse a conocer; por tanto, uno de los objetivos prioritarios de este documento es que dé una primera buena impresión de nosotros. Se aconseja escribir una carta para cada puesto solicitado en función de los requisitos que pidan, a quien va dirigida y a que tipo de empresa. No haga una carta que le sirva para cualquier empresa, para cualquier destinatario y para cualquier puesto. El lector aprecia la sensación de que esa carta ha sido elaborada especialmente para él/ella. Usted ha empleado tiempo y esfuerzo en redactarla, y eso se lo agradecerán. El aspecto debe ser impecable: sin faltas de ortografía, ni borrones o tachaduras. Ésta, junto con nuestro Curriculum,  es nuestra primera imagen y debe ser excelente. Nunca debemos enviar una fotocopia, denota un terrible desinterés. Si no hay otra solución y nuestras cartas deben ser fotocopias, no las haga con la firma, queda realmente mal mandar una carta con una firma fotocopiada. Es conveniente hacer una fotocopia, pero no para mandarla, sino para quedárnosla. Estilo directo, con frases cortas. No escriba párrafos de más de cinco líneas. Esa es una buena forma de ganar dinamismo en la carta. Recuerde que su objetivo es captar la atención del lector, por tanto, cite hechos concretos. Evite servilismos inútiles y frases negativas. La extensión máxima debe ser de un folio. Dos cansarán a quien lo este leyendo y no aportaría más información de la que ya le hemos dado.

Lo ideal es hacerlo a la hora de presentar nuestra candidatura a un determinado puesto de trabajo, o cuando se envía una candidatura espontánea ofreciéndonos para posibles vacantes o puestos de nueva creación en la empresa en el futuro. La carta de presentación se suele enviar junto a nuestro Currículum Vitae, como respuesta a un anuncio aparecido en la prensa o por iniciativa propia.

Encabezamiento

Lo primero que aparece en la carta son los datos personales de quien la envía y la fecha; a continuación se ponen los datos del destinatario. Es muy importante que usted tenga información de a quién tiene que ir dirigida la carta. Si usted envía una carta como respuesta a una oferta de empleo, en ocasiones viene especificado en el propio anuncio a quien debe enviarse. Pero en cualquier caso, lo óptimo es que se envíe a la persona que tiene la responsabilidad directa de poder contratarle.

Desarrollo

La extensión no debe ser superior a 4 párrafos, que además deben ser cortos y deben estar claramente separados. Si redacta una carta excesivamente larga, corre el riesgo de que no la lean. Ahora veremos el contenido que se debe incluir en cada uno de los párrafos de la carta:

Primer párrafo: el porqué de la carta: Este es el párrafo estrella, pues en el debemos captar la atención de quien está leyendo.

Las primeras frases son muy importantes y significativas, se ahí la necesidad de que sean frases cortas y directas, utilizando la primera persona. Nunca formas verbales en gerundio, le dan demasiada majestuosidad a la carta. Envío en respuesta a una oferta: En este primer párrafo haga referencia al anuncio por el cual envía su candidatura, anotando la publicación de la que se ha obtenido y la fecha de aparición. Candidatura espontánea: Ofrezca sus servicios e indique por qué ha escogido esa empresa: por un anuncio que pedía puestos diferentes a su especialidad, porque le interesa el sector, porque le interesa esa empresa en concreto, etc.

Segundo párrafo: quién es: Aquí no haremos distinción entre si la carta es de autocandidatura o como respuesta a un anuncio. Muestre sus cualidades. Preséntese de forma breve y mencione qué puede aportar a la empresa. Anote sus cualidades adquiridas con su formación (si es el primer empleo) o su experiencia, y que apoyan su candidatura. Ha de convencer al lector de que es usted un buen candidato. Si es en respuesta a un anuncio de empleo, es en este momento cuando ha de incidir en los aspectos de su currículum vitae que mejor se adaptan a las características del puesto solicitado.

Tercer párrafo: Especifique concretamente que puede hacer. Si es una persona con experiencia laboral, es el momento de expresar datos concretos sobre los logros obtenidos anteriormente.

 

Finalización: Petición de entrevista y cierre.

Este debe ser siempre el final de una carta: agradezca de antemano la entrevista, pero hágalo de una manera discreta; manifieste que por medio de ella podrá responder a las preguntas que consideren oportunas y aclarar posibles dudas. La despedida debe ser correcta y sencilla.